Deterioro cognitivo leve y demencia

Algunos olvidos pueden ser parte normal del envejecimiento. Sin embargo, algunas personas tienen más problemas de memoria que otras de su misma edad. Esta es una condición llamada deterioro cognitivo leve. Las personas con esta condición pueden cuidarse a sí mismas y pueden desarrollar sus actividades de manera normal.

pieces-of-the-puzzle-592798_640Los problemas de memoria del deterioro cognitivo leve pueden incluir, entre otros: perder objetos frecuentemente, olvidarse de ir a programas y citas, tener más problemas para encontrar las palabras adecuadas en un momento dado que otras personas, etc.

El médico de cabecera puede realizar diferentes pruebas (de memoria, del habla) para determinar si un paciente sufre deterioro cognitivo leve. También puede sugerirle consultar a un especialista. Dado que el deterioro cognitivo leve puede ser una señal temprana de la enfermedad de Alzheimer, es muy importante acudir al médico cada 6-12 meses. En este momento no hay un tratamiento efectivo contra el deterioro cognitivo leve. El médico puede ir examinando si aparece algún cambio en la memoria o en el proceso intelectual en el transcurso del tiempo.

Es difícil determinar cuáles son las diferencias entre un deterioro cognitivo leve y una demencia (también leve). En la actualidad el deterioro cognitivo leve se determina según los siguientes criterios diagnósticos:

  • Fallos de memoria que deben ser constatados por un observador
  • Deterioro objetivo de la memoria.
  • Función cognitiva general conservada.
  • No afecta a la realización de las actividades de la vida diaria.
  • No se cumple ninguno de los criterios de demencia.

nerves-346928_640

El deterioro cognitivo leve está frecuentemente asociado a la edad, hasta el punto de que lo presentan el 30% de las personas mayores de 65 años, sin que haya diferencias entre hombres y mujeres, y aumenta con el rango de edad.

La diferencia fundamental entre el deterioro cognitivo leve y la demencia es que el primero afecta de forma exclusiva a la memoria, mientras que la demencia compromete también otras funciones cerebrales, así como las habilidades para desarrollar las actividades normales de la vida diaria.

Lface-89346_1280a demencia presenta una sintomatología más característica:

  • Dificultad a la hora de recordar nombres de personas y objetos familiares.
  • Problemas para realizar tareas que antes resultaban sencillas.
  • Deterioro del sentido de la orientación que lleva a perderse en rutas habituales.
  • Extraviar cosas.
  • Perder el interés por cosas que antes le entusiasmaban.
  • Alteraciones del comportamiento.
  • Pérdida de habilidades sociales.

En la medida en que la demencia progresa, estos síntomas no solo se hacen más evidentes, sino que se agravan e interfieren en las capacidades de la persona.

A pesar de las diferencias iniciales entre deterioro cognitivo leve y demencia, estudios recientes parecen evidenciar que los pacientes con deterioro cognitivo leve tienen un mayor riesgo de desarrollar algún tipo de demencia, hasta el punto de que algunos expertos llegan a considerarlo como una fase inicial de la demencia.

Es importante realizar un buen seguimiento de los pacientes con deterioro cognitivo leve por su posible progresión a demencia. En los casos en que así sea, la detección y tratamiento serán más precoces, lo que redundará en una mejoría en la evolución de estos pacientes.

Inés Junquera Rodríguez

Inés Junquera Rodríguez

"Raramente hay una única ola"
Proverbio islandés
Inés Junquera Rodríguez

Latest posts by Inés Junquera Rodríguez (see all)

(Visited 422 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *