Educación Emocional en la escuela

La educación de las emociones también conocida como “Alfabetización Emocional” o escolarización emocional, pretende enseñar a los niños a modular su emocionalidad a través del desarrollo de la Inteligencia Emocional dentro de nuestras aulas, Bisquerra (2010) define la Educación Emocional como:” Proceso educativo, continuo y permanente que pretende potenciar el desarrollo emocional de los alumnos y alumnas como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral”.

9689479609_9791a2b852_m

Para fomentar el desarrollo de la misma, es necesario el desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones dentro del aula a fin de que el niño sea capaz de afrontar los retos que se plantean en la vida cotidiana. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social de nuestros alumnos. El objetivo fundamental de la educación emocional es el desarrollo de la personalidad integral del individuo, para ello se pretende que los profesores trabajemos una serie de objetivos en nuestras aulas, integrados dentro de  los contenidos curriculares, tales como:

  • Detectar casos de bajo desempeño en el área emocional.
  • Conocer cuáles son las emociones y reconocerlas en los demás y en sí mismo
  • Clasificar sentimientos y estados de ánimo.
  • Modular y gestionar la emocionalidad. Desarrollar la habilidad de controlar las propias emociones.
  • Desarrollar la tolerancia a las frustraciones diarias.5847295876_44f4d11355_m
  • Adoptar una actitud positiva ante la vida.
  • Prevenir conflictos interpersonales
  • Mejorar la calidad de vida escolar, familiar y comunitaria
  • Prevenir los efectos perjudiciales de las emociones negativas.
  • Desarrollar la habilidad para generar emociones positivas.
  • Desarrollar una mayor competencia emocional.
  • Desarrollar la habilidad de automotivarse.
  • Aprender a gestionar los conflictos.

Para trabajar y conseguir estos objetivos, las principales competencias y habilidades propias de la educación emocional (Ibarrola, 2003) que hay que desarrollar en nuestras aulas son las siguientes:

  • Autoconc6922045346_f2194dd53e_miencia-Autoconocimiento: el conocimiento de las propias emociones
  • Autorregulación-Autocontrol: se refiere a la capacidad de manejar los propios estados de ánimo, impulsos y emociones.
  • Automotivación: la capacidad de motivarse a uno mismo, un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones.
  • Empatía: es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responde adecuadamente a sus reacciones
  • Destreza social o habilidades sociales: el adecuado control de las relaciones con los demás.

Estos apartados a trabajar incluyen el desarrollo de las competencias clave emocionales aprobadas en la nueva LOMCE: promover actitudes positivas ante la vida, habilidades sociales y empatía, con la finalidad de posibilitar unas mejores relaciones con los demás. La educación emocional debe estar presente durante toda la vida, por lo tanto, también en todo proceso educativo de forma continua y permanente. Y, a su vez, es un proceso en el que se aconseja que participen todos los agentes educativos: profesorado, familia, comunidad, etc.

Cuanto mayor es la alfabetización emocional que presentan los estudiantes, menor es el grado de conflictividad de estos, los distintos estudios que se han realizado acerca de este tema muestran que los estudiantes que muestran una elevada Inteligencia Emocional presentan mejor autoestima, mayor felicidad, mejor salud mental y satisfacción vital, así como menor ansiedad, depresión y supresión de pensamientos negativos (Fernández-Berrocal, Alcaide, Extremera y Pizarro, 2002; Extremera, 2003). Echild-1099770_640ste bienestar está producido por las mejores habilidades para identificar expresiones emocionales y para mejorar emociones negativas, aspectos que podemos enseñar en nuestras aulas a través del trabajo diario.

El rendimiento escolar es otro factor importante en nuestra práctica diaria, obtener buenas calificaciones osufrir fracaso escolar también está regulado por los niveles de IE que presentan los alumnos, si estos presentan  escasas habilidades sociales, bajo nivel cognitivo, desajuste emocional, problemas de aprendizaje, problemas familiares, etc. pueden ser más propensos a experimentar estrés y dificultades en sus conductas de estudio, influyendo negativamente en el rendimiento escolar, lo que nos demuestra que la IE podría actuar como un factor que modularía los efectos de las habilidades cognitivas del sujeto sobre su rendimiento académico, facilitándolo o dificultándolo, en función del grado de desarrollo de la IE. Esta es, pues, la evidencia que demuestra la utilidad de la alfabetización emocional en el ámbito escolar, a pesar de que en la actualidad siguen desarrollándose currículos carentes de contenidos afectivo-emocionales a pesar de ser tan necesarios en nuestra sociedad.

Por eso  es tan importante que la alfabetización emocional sea un aspecto a tener en cuenta en nuestras aulas y que tanto profesores como padres lo tengamos en cuenta.

Noelia Carbonell Bernal

Noelia Carbonell Bernal

"Lo único que hace inalcanzable algo es dejar de luchar"
Noelia Carbonell Bernal

Latest posts by Noelia Carbonell Bernal (see all)

(Visited 1.112 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *