Terapia para dos

El contexto de pareja a menudo constituye el soporte principal cuándo se trata de trastornos psicológicos. Sin embargo, en ocasiones se convierte en un aspecto problemático contribuyendo al malestar de las personas involucradas, y en otras es una de las áreas afectadas a consecuencia del problema psicológico. Además, se han relacionado las dificultades en la
relación de pareja con una mayor probabilidad de aparición de problemas de ansiedad, depresión, abuso de sustancias y conductas de riesgo para la salud. La insatisfacción marital afecta de manera importante a otras áreas de la vida como es el trabajo. A todo esto debemos sumarle la especial repercusión en el bienestar psicológico de los menores, para quiénes el contexto familiar es fuente de confianza, seguridad y modelado para el futuro. Por ello, ha de tenerse muy en cuenta el estado de la pareja tanto en la evaluación como en la beach-193786_1280intervención en Salud Mental, siendo necesario a veces incluir terapia de pareja como parte del programa de tratamiento.

La Terapia de Pareja Conductual Tradicional (TPCT) formulada por Jacobson y Margolin en los años 70 es la terapia clásica que perdura hasta nuestros días. Su método de actuación consiste en promover cambios en ambos miembros de la pareja que les reporten consecuencias positivas a través del intercambio de refuerzos. Este enfoque meramente conductista ha demostrado su eficacia a la hora de aumentar la satisfacción en la pareja a corto plazo. Sin embargo, los mismos autores han reconocido sus limitaciones a largo plazo puesto que los cambios no se mantenían en la dirección deseada con la terapia. Por esa razón la TPCT ha ido evolucionando incorporando la aceptación en sus preceptos y dando origen a la Terapia Integral de Pareja (Jacobson y Christensen, 1996).

El componente principal de la Terapia Integral de Pareja (TIP), la aceptación, es lo que la une a las Terapias de Tercera Generación. La diferencia con la terapia clásica es que aquí no se pretende modificar el comportamiento del otro, sino más bien incitar el cambio en uno mismo modificando el contexto en el que se producen los problemas de palamps-998173_640reja. Desde este enfoque se aceptan las incompatibilidades presentes entendiéndolas como parte de las diferencias que hacen de cada uno la persona que es, y desechando la idea de que están detrás de sus dificultades, no dando cabida a la idealización. A lo largo de las sesiones de terapia se trabaja la empatía conectando con la historia personal del otro, comprendiendo sus vulnerabilidades y viendo de qué manera éstas se relacionan con los conflictos que tiene la pareja.

En la formulación del problema desde la TIP se define “el tema” que está presente en sus desavenencias y sobre el que giran los contenidos de las discusiones. En este momento también se explora cómo se manifiesta el proceso de polarización que tiene lugar cuándo ante un conflicto las posiciones de cada miembro se llevan al extremo. Entonces es cuándo aparece la “vilificación”, la atribución de la responsabilidad de los problemas en el otro, y con frecuencia este camino lleva a la trampa mutua, que es un callejón sin salida en el que la pareja pierde cualquier esperanza de reencontrarse en sus posturas. Aquí es cuándo más necesidad existe de promover la aceptación que ayudará a motivar a la pareja de cara a colaborar en la terapia.

En la Terapia Integral de Pareja se ponen en marcha tres estrategias principales:

  • Unión Empáballet-1262613_1280tica: promover las “expresiones blandas” que conecten con la parte vulnerable del otro (sentimientos, dolor, temor…) en lugar de utilizar “expresiones duras” que confronten la ira, la culpa, el resentimiento y las diferencias de poder y control. Se trata de adquirir la habilidad de transformar las situaciones de crisis en vehículos de intimidad para la pareja.
  • Separación Unificada: tomar una distancia ante los problemas que permita analizar los conflictos de manera conjunta. Supone abandonar la lucha por separado y verse como un equipo haciendo frente a los conflictos
  • Tolerancia: cuándo aparecen obstáculos en la aceptación, es necesario aprender a tolerar el malestar que producen las conductas negativas del otro, modificación su función aversiva. Para ello se hace role playing de la conducta negativa en sesión, imitación de la conducta negativa en casa y fomento de las habilidades de autocuidado. Es mejor que la pareja se tolere a que no se acepte.

Además de los aspectos novedosos, en la aplicación de la TIP se incorporan las técnicas concretas de cambio de la terapia tradicional como son el entrenamiento en comunicación y solución de problemas que han mostrado ser eficaces para la adquisición de habilidades que permitan a la pareja afrontar las dificultades cotidianas.

La TIP incluye una filosofía de estar en pareja que normaliza las diferencias individuales a través de la validación de las experiencias del otro, proporcionando un nuevo contexto en el que están presentes los valores de respeto, libertad, confianza, compromiso, compasión y trabajo en equipo. Por otro lado, en aquellas situaciones que se produzca vejación o maltrato a la pareja no se podrá en ningún caso aceptar estas conductas que se contraponen a los valores que fundamentan la TIP, quedando fuera del objeto de la terapia de pareja.

love-600488_640

Morón, R. Terapia Integral de Pareja. (2006). Edupsykhé, 5(2).

Barraca, J. Terapia Integral Conductual de Pareja (2013). Prolepsis, 14.

Doss, B.D., Benson, L.A., Georgia, E.J., Christensen, A. Translation of Integrative Behavioral Couple 
Therapy to a Web-based Intervention
(2013). Family Process, 52.

Paula Fernández Rivas

Paula Fernández Rivas

“La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida” Viktor Frankl
Paula Fernández Rivas

Latest posts by Paula Fernández Rivas (see all)

(Visited 385 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *